Miniposts

Coming soon :)

Friday, December 15, 2006

Anochecer de un dia agitado

Hoy cuando salí del trabajo me convertí en personaje de caricatura.
la cosa fue mas o menos así: me quede embobado charlando con una de las chicas del laburo, cuando repentinamente noté que eran la 1:27am, y mi colectivo pasaba a la 1:29am por la parada. Enloquecido tomé mi mochila y, saludando a todos con un gesto, corrí a fines de no tener que esperar hasta las 2:40am para el próximo bondi.

OBVIAMENTE, a 2 metros de llegar a la esquina, pasa el colectivo frente a mí. Me sentí desesperado, idiota, humillado. No sabia que hacer, no podía perseguirlo pues tenía mil cosas en cada bolsillo, mas la mochila, y sobre que cuando corro soy muy gracioso, tanto peso me iba a únicamente cansar en vano, pues el bus estaba ya a unas interesantes 2 cuadras de distancia.

No tenía el dinero para volverme en taxi, y para el colmo, el único lugar donde antes tenía refugio cerca era el departamento de mi amigo Pancho, pero lamentablemente se había mudado hacía unas semanas.

Repentinamente un remis se acercó en la oscuridad de la Plaza San Martín, al que inconscientemente le hice señas hasta que se detuvo. "Vamos a la Central de Policía, lo mas rápido posible" dije, sabiendo que era una de las paradas en el trayecto del bus, y tenía la esperanza de llegar antes que él. Nunca me hubiera imagino que el conductor se preocupó con mi pedido, claro, no debía ser muy usual que a esas horas alguien le diga algo así, a menos que realmente esté en alguna situación de peligro:

- ¿que te pasó, pibe?
- eh?, no... no... nada, es que me iba a juntar con un amigo ahí y estoy atrasado (mentí)....
lo que pasa es que nos juntamos ahí por la hora, vió?

Patético intento de justificarme....

"Ahhh, porque son la 1:30am recién" me dijo, mientras yo veía como le sacaba una cuadra de ventaja a mi colectivo. Repentinamente recordé que no tenía mas que unas monedas encima, con lo que aproveché su comentario para acortar el gasto... "ahh, la 1:30?, entonces... me podrías dejar acá nomás, cruzando la Cañada?"; pausa... flash en mi memoria de donde estaba la siguiente parada... "en la esquina, donde termina la plaza" dije, mientras contaba las monedas para llegar a los $2,50 que cuesta la bajada de bandera.

Luego de bajarme me dí vuelta y dí dos o tres pasos hasta la parada, cuando sin hacerse esperar llegó el E central. Subí y saludé al chofer de siempre, quien me miró con cara de "y vó que hacé acá?". Habiendo hecho el respectivo cambio cospel-boleto, me senté en un banco doble mientras reía para mis adentros.

"Esto tiene que ir al blog" pensé. Y fué nomás.

¿A cuántos de ustedes no les paso parecido?

No comments:

Post a Comment