Miniposts

Coming soon :)

Sunday, August 26, 2007

The Break Up

Es hasta casi gracioso que dos posts atrás, la conversación entre un hombre una mujer sea el reflejo ficcional (y no tanto) de una típica conversación de pareja. Este post refleja la etapa posterior a la existencia de un "nosotros".

Cuando empecé a labelear esta historia, se me ocurrió crear una nueva categoría, la de "Historia en partes". Haciendo el conteo, este es el cuarto y ultimo post dentro de la misma. Obviamente muchas cosas pasaron en el medio, pero ninguna que me incentivara como para publicarlo de alguna manera.

¿Qué hacer cuando después de dos años de estar enamorado de alguien; esa persona te propone "empezar simplemente saliendo, para ver que pasa"?. La negativa por el hecho de uno estar deseoso de algo mas... "sustancioso", mas "firme", mas "concreto" no sonaba demasiado esperanzador después de tanto tiempo. Además, algo que uno aprende con los años es intentar aprovechar cada oportunidad que se presente; no suelen repetirse (y para los que no creemos en el destino, mucho menos).

"Arriesgarse al todo o nada" fue lo que cruzó mi cabeza esa mañana, y mi respuesta fue afirmativa; sabiendo muy en el fondo que si empezaba siendo nada, probablemente no avanzara en ninguna dirección, pero necesitaba arriesgarme. Lo necesitaba porque quería darme esa oportunidad, de volver a sentir genuinamente lo que sentí años atrás, en mi primer noviazgo. El riesgo implícito en mi decisión fue asumido duramente y con mucho esfuerzo, pues no me es fácil fracasar, y con los años he desarrollado un temor al fracaso mas grande que el fracaso mismo.

En definitiva, aquí me encuentro, fracasando una vez mas; lo único que puedo tomar de positivo de todo esto, fue el cambio de actitud en mi vida, el haber pasado de una postura ridículamente temerosa y pasiva frente a cualquier situación de riesgo, a otra postura diferente; una postura donde les hago frente y los asumo como naturales.

"It's better to regret something you did, than something you didn't do", fue la frase inspirada en los Red Hot Chili Peppers que me movió durante todo este tiempo. Probablemente lo siga siendo, después del (visiblemente largo) período de duelo que estaré viviendo. Hoy tengo la posibilidad de decir "al menos probé". Sin embargo, el fracasar duele igual, y mucho. Ahí van dos años de mi vida que no volveré a ver.

7 comments:

MARBOT said...

Los huesos sueldan, las cicatrices cierran. Pero que es jodido, es jodido. Un abrazo che.

Pulpo said...

Lo que no te mata te fortalece... y otra catarata de frases hechas... pero en realidad, una palmada de aliento y los mejores deseos.

Dayana said...

Querido Never, cualquier cosa que te diga ahora va a estar sobrando, pero siempre ayuda saber que hay personas que nos quieren bien y están ahí para la palmada en la espalda.
Me gustaría contarte que a mi también me pasó estar muy enamorada de alguien que le puso fin a la relación y me dejó hecha pedazos por dos años. Y si, lo amaba al hijo de puta. Tanto como vos amarás a esta chica. Pero en ese tiempo descubrí muchas cosas de mí, me sirvió un montón el dolor acumulado y también me ayudó a vivir las nuevas relaciones de otro modo, con mayor seguridad en mí misma y con una actitud menos "ingenua", si cabe la palabra.
Aunque hoy te sientas pésimo, algún día hasta te va a resultar gracioso pensar en todo esto.

Besos y si querés nos juntamos a blasfemar contra los malditos que no supieron apreciar lo maravillosos que somos ;)

Nadius said...

Creo que mi nula experiencia en este costado de la vida me anula cualquier intento propio de consuelo. Prefiero citar a gente que sabe mucho más.

Fueron tiempos duros. La Mujer Amada estaba cada vez más lejos. Todo esfuerzo por despertar su interés fue perfectamente inútil. El libro era la única esperanza. Lo fui escribiendo penosamente. Casi dos años después del primer encuentro, el fantasma revisó la carpeta y contó 198 páginas.
—Falta muy poco. No vale la pena que lo haga esperar hasta el mes que viene. Si me promete que traerá las últimas hojas, le daré la flor hoy mismo.
—Prometido.
El fantasma sacó de su ojal la flor roja, y me la alcanzó ceremoniosamente. Ya oscurecía y la plaza estaba más triste que nunca.
—Vaya —me dijo, y se esfumó.
Aquella misma noche, la Mujer Amada me rechazó de un modo definitivo.
(...)
—La flor no sirvió.
—Ya lo sé. Ella no lo querrá nunca.
—Usted hizo trampa.
—No. La flor fue inútil porque ella no es la Mujer Amada. Además usted no la necesita a ella. Usted necesita la flor. Usted es la flor.

Flσr said...

terrible never. te juro que te re entiendo y quién no pasó alguna vez por esto? quién no siente que uno mismo está escribiendo esas palabras? el comment de nadius lo dice todo.

besos!!!!!
y arriba never, q a "lo mejor" todavía no lo conocimos porque está por llegar

Camilo said...

Pifiarle duele. Golpearse contra la pared duele. Pero más duele no arriesgarse por lo que uno cree.
Ninguno de nosotros está exento de esos golpes.
Quienes hemos cruzado la bizarra línea de los 30 ya nos hemos comido uno que otro mazazo.
Pero aquí estamos, siempre listos para jugarnos por lo que queremos.
Sólo me resta decir: Adelante!!!
Un abrazo.

Anonymous said...

...La noche está estrellada... titilan, azules, los astros a lo lejos...

Ya saldrá el sol :)

Post a Comment